lunes, 31 de marzo de 2008

TZAHAL - corazón de la nación



Desde el momento en que la comunidad judía en Eretz Israel comenzó a desarrollarse durante la Primera y la Segunda Aliá, surgió la necesidad de protección, principalmente ante los ataques de ladrones árabes. Al principio, los miembros de los asentamientos judíos designaban a uno de sus integrantes como responsables de por la seguridad del área construida y de los campos. Este guardia armado precariamente operaba de día y de noche, de a pie o a caballo. Éste método fracasó porque los guardias comenzaron a ser cómplices de los ladrones, por este motivo, jóvenes judíos organizaron pequeños grupos de voluntarios para las tareas de vigilancia. Bar Guiora fue el nombre de esta primera organización fundada en 1907 y en base a ésta se fundó en 1909 el Hashomer, que se definió como una organización nacional que asumiría la responsabilidad por la seguridad de la mayor cantidad de asentamientos posibles.

En 1920 se formó la Haganá como una organización militar, considerada ilegal desde la perspectiva británica, pero vista por sus fundadores como una fuerza armada nacional subordinada a un liderazgo político del gobierno local. Con el correr de los años esta organización creció y adoptó un modelo militar similar al de cualquier ejército. Durante la Segunda Guerra Mundial el liderazgo de la Comunidad judía determinó que se cooperaría militarmente con Gran Bretaña. Más de 30.000 judíos de Eretz Israel se enrolaron en el ejército británico dentro de la Brigada Judía. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, la Haganá era la mayor fuerza militar judía que operaba por la independencia de Israel.

El ejército de defensa de Israel, Tzahal, fue establecido el 28 de mayo de 1948, días después de la creación del Estado y al iniciarse la invasión árabe, por el Gobierno Provisional encabezado por le Primer Ministro David Ben Gurión. Desde la Guerra de la Independencia, recorrió Tzahal un largo trayecto. En sus comienzos fue una pequeña fuerza, con pocas armas, que debió enfrentar a los ejércitos más numerosos y mejor armados de los vecinos árabes. Los líderes del Estado y los primeros comandantes de Tzahal comprendieron que su éxito estaba vinculado solamente con la calidad del factor humano que integraba sus filas y junto a este aspecto, la creación y el desarrollo de una industria de armamento independiente.
Tzahal se planteo varios objetivos primordiales a partir de su creación:
  • Asegurar la existencia del Estado de Israel, por medio de su alerta permanente para poder enfrentar a sus enemigos y lograr su derrota.
  • Cumplir los objetivos vinculados con la seguridad que le permitieron a los ciudadanos abocarse a la búsqueda de la paz y al desarrollo del Estado.
  • Incluir metas nacionales en el marco de los asentamientos judíos, la absorción de jóvenes inmigrantes, la eliminación de las diferencias entre grupos sociales y étnicos, la educación y la preparación profesional.
  • Educar como un objetivo básico dada la característica popular de sus integrantes. El hecho de que todos los jóvenes debían pasar por sus filas, lo transformó en uno de los factores más importantes para la integración de las diferentes culturas de la población israelí.
Tzahal ha intervenido activamente en la integración educativa de los nuevos inmigrantes por medio de múltiples e intensivos cursos que tienen como meta ofrecer un mismo nivel de conocimientos. Brinda también educación a sus oficiales, incluso de nivel universitario.
A lo largo de los años el carácter de estos objetivos fue modificado de acuerdo con las necesidades, pero la función central como ejército del pueblo y crisol de la sociedad israelí para jóvenes inmigrantes no cambió jamás.

Desde su creación, la dirigencia política decidió que fueran dos sus componentes centrales. Uno el ejército regular, conformado por los convocados al servicio obligatorio y otro un cuerpo de reservistas que conforma la base del poder militar de Tzahal. David Ben Gurión, el arquitecto de Tzahal, vio en la institución el motor impulsor de la independencia del Estado. Veía en el ejército un valor nacional, un soldado de Tzahal debe cumplir con los valores humanos y sus oficiales deben ser una figura ejemplar. Esta línea de pensamiento unió y hermanó a sus integrantes, de manera tal que desde su creación, en un Estado donde lo político, lo religioso y lo secular siempre ha estado en discusión, Tzahal nunca fue cuestionado.

En la actualidad, los objetivos de seguridad de Tzahal son defender la soberanía y la integridad territorial del Estado de Israel, disuadir a todos los enemigos y reprimir todas las formas de terrorismo que atentan contra la vida cotidiana. Sus principales tareas incluyen consolidar los arreglos de paz; garantizar la seguridad global en la Margen Occidental y la Franja de Gaza en coordinación con la Autoridad Palestina; luchar contra el terrorismo, tanto dentro de Israel como más allá de sus fronteras; y mantener una capacidad de disuasión para evitar el estallido de hostilidades.

Los enfrentamientos militares entre Tzahal y los ejércitos árabes exigieron un alto precio para la población civil. El Estado de Israel sacrificó a los mejores de entre sus hijos en aras de su existencia y la búsqueda permanente de la paz con sus vecinos. Tzahal es el único ejército del mundo que no está alejado del pueblo a cuyo servicio está, dado que es parte orgánica del mismo. Por esto tampoco es un ejército de profesionales y ha retenido muchas de las características de la milicia popular de la época previa a la creación del Estado. Es el ejército del pueblo y por el pueblo, sin distinciones ideológicas o sociales, en el que cada soldado es un oficial y cada oficial es un soldado.

jueves, 27 de marzo de 2008

video

Una cronología para los 60 años del Estado - la primera década: 1948-1957


Una vez terminada la Guerra de la Independencia en 1949, Israel centró sus esfuerzos en la construcción del estado por el que había luchado tanto y tan duramente.


Durante seis semanas a través de esta cronología podrán acercarse a los principales acontecimientos del país en estos primeros 60 años.